• Dra Cristina García Millán
    Dra. Cristina García Millán, Dermatóloga y Colaboradora de BIODERMA.

    La dermatitis atópica es una enfermedad crónica e inflamatoria de la piel que aparece sobre todo en el primer año de vida aunque un 20% de adultos pueden continuar sufriéndola.

    Dra. Cristina García Millán, Dermatóloga y Colaboradora de BIODERMA.
  • Dra Cristina García Millán
    Dra. Cristina García Millán, Dermatóloga y Colaboradora de BIODERMA.

    La dermatitis atópica es una patología de carácter crónico y cursa en periodos de brotes y remisión. Por ello, es importante tratar los brotes de la forma más contundente posible con los fármacos adecuados y una correcta rutina de cuidados.

    Dra. Cristina García Millán, Dermatóloga y Colaboradora de BIODERMA.

El eczema atópico es la enfermedad crónica e inflamatoria de la piel más común en niños en países desarrollados

Hipersensibilidad de la piel

La doctora Capkova explica: 'La piel y la membrana mucosa de un paciente que sufre eczema atópico son genéticamente más sensibles a varias sustancias que están presentes de forma natural en nuestro entorno. Esas sustancias penetran en nuestro cuerpo a través de la piel, la respiración o el tracto digestivo.

En un paciente atópico, entran en contacto con un sistema inmunológico que “no está en sintonía” y reacciona de manera hostil y estridente. Los procesos bioquímicos de su piel, así como los procesos reflexivos nerviosos de su cuerpo, actúan de un modo levemente distinto. Un paciente atópico reacciona de forma diferente a la comida y su piel responde a los estímulos habituales (que pueden ser alérgenos o no) procedentes del entorno dentro o fuera de su cuerpo de una forma poco común, extraña y excepcional’

 

Tres síntomas que caracterizan la piel atópica en niños, según la doctora Duchonova, son una piel seca, picazón y zonas inflamadas (enrojecimiento, descamación, inflamación, eczema y costras…). A consecuencia de ello, la piel desempeña insuficientemente su papel de barrera, como se muestra a continuación.

 

Esquema problema de la barrera cutánea

Tratar el eczema atópico

El verdadero problema es que tienes que gestionar la dermatitis atópica de tu hijo. Según la doctora Duchonova, ‘lo más importante es que los padres cooperen con profesionales, se comuniquen y compartan su experiencia y problemas cotidianos para tener bajo control el eczema atópico’. La doctora Capkova comparte este punto de vista. ‘El tratamiento no se limita a la medicación’, puntualiza, ‘sino que está compuesto de toda una serie de medidas’. 

 

Emoliente

1. Una hidratación regular con cremas y pomadas emolientes es la base de un tratamiento para la dermatitis atópica.

Estrés

2. 'Frenos de emergencia': Se utilizan corticosteroides tópicos tradicionales para tratar brotes agudos de los síntomas del eczema.

Áreas de la piel

3. Impedir más brotes con un cuidado adecuado de la piel, observando los factores desencadenantes y limitando la exposición a los mismos.

Calendario

4. Influir en el curso de la enfermedad a largo plazo con cuidados preventivos, una dieta y un estilo de vida adecuados y un tratamiento sistemático.

No existe una 'cura milagrosa universal'

La doctora Capkova explica: 'Puesto que el eczema atópico es una enfermedad basada en la predisposición genética, la medicina actual no puede curar del todo al paciente propenso al eczema. Sin embargo, la mayoría de los síntomas se atenúan o desaparecen por sí solos con la edad. No existe una “cura milagrosa universal”. 

No obstante, mantener “bajo control” la aparición y el curso del eczema es posible con unos padres bien informados y un cumplimiento escrupuloso de las medidas preventivas y curativas. Esto requiere mucha paciencia, observar y eliminar los factores desencadenantes y agravantes y someter al paciente atópico a una dieta adecuada.

Los resultados de un cuidado de la piel apropiado no son visibles hasta pasadas unas semanas, o incluso meses. A menudo hay que probar varios tratamientos y procedimientos, pero los padres, en cooperación con un pediatra y un dermatólogo, suelen encontrar los cuidados “adecuadas” para su hijo’.

 

Los padres, con la colaboración del pediatra y el dermatólogo, suelen encontrar los cuidados “adecuados” para su hijo.

PUNTOS CLAVE A RECORDAR

  • Tres síntomas: piel muy seca, picor, inflamación local. 
  • La piel es hipersensible a alérgenos potenciales. 
  • La hidratación es de una importancia crucial para fortalecer la función barrera de la piel.
  • Es posible controlar la dermatitis atópica utilizando medidas preventivas y curativas adecuadas.